sábado, 11 de enero de 2014

La firma de todas las cosas - Elizabeth Gilbert - Reseña

Los sucesos de la vida son tan repentinos como deben, tan inesperados como se requieren y los suficiente anormales para cada persona. 
Alma Whittaker nació en 1800, y con la promesa de una nueva vida también apareció en el mundo la certeza de una mente más allá de la normalidad que al mismo tiempo se llenaría de satisfacción. 
Aunque esta no sea solamente una historia de Alma, sino de toda la familia Whitakker, su pasado y conocidos, básicamente todo lo que una persona con una vida como la suya puede llegar a conocer, comprender y presenciar durante sus años. 
Todos en esta historia han estado en el territorio de la botánica desde siempre, incluso desde antes de Henry Whittaker con su incomparable pasado lleno de aventuras y cosas que ver. 
Por eso con Alma no podía ser de otra manera. Su insaciable mente se encargó de declarar el tema como suyo, fue amor de herencia, visto mucho antes de que su vida sucediera. Y lo cierto es que la botánica visto como lo presenta este libro es algo único
Comencé a leerlo y quedé enganchado al instante, por la narración y las promesas de una historia más allá del común principio y fin, con la suficiente dedicación para dejar marca en el lector y más que entretener, encantar
Con momentos llenos de paisajes impresionantes, palabras de rigor y sentimientos especificados con total claridad, quedé prendado de todo lo que esa voz en tercera es capaz de dejarnos ver. Conoce a sus personajes, les da una vida increíble, completamente elaborada y temporal (con pasado, presente y futuro). Una trama que parece que crece pero la verdad se mantiene siempre de la misma forma: bellísima. 
Contiene los mejores elementos de una obra clásica y prácticamente es cuidada de la misma forma. Ofrece una experiencia de interminable aprendizaje que puede llegar hasta los momentos exteriores del lector y lo hacen sentir en sintonía a pesar de no saber inicialmente nada sobre las características de la herbaria. 
Fue precisamente en aquellos tiempos que las plantas volvieron a cambiar el mundo, valiéndose de su conexión y necesidad para llegar y afrontar los más profundos y temerosos pesares de la época. 
El conocimiento es poder, pero también representa la vida si es utilizado de forma similar a la de Alma. Llena de energía al mundo, presenta posibilidades para cada tiempo, para cada esfuerzo. 
Con la variedad de existencias que además presenta (Beatrix, Prudence, Retta, George, Hanneke, Ambrose…) no hay tiempo para el tedio. Son páginas llenas que despiertan y alimentan la curiosidad propia por el simple hecho de que es muy difícil parar de leer. Yo prácticamente quería seguir leyendo hasta mientras comía. Es adictivo, aunque más bien indispensable. Forma una de esas experiencias que aunque podrían resultar cansadas, dejan un lector contento
No es perfecto, pero sí muy bueno. 
Seguramente requirió un largo proceso y un vasto talento. Da cuenta de sus explicaciones cuando llega el momento y de la forma más natural continúa atendiendo tanto el desarrollo de la historia como las necesidades de un lector aferrado. 
Presenta tiempos para muchas cosas, desde la miseria vivida hasta el éxito bien codiciado. Lo familiar, las ansiedades, lo doloroso y el amor. Da una vista a su época lo más fiel posible sin salirse de sus lugares y conversaciones de mundo. 
La naturaleza presentada a lo largo de toda la historia nos hace darnos cuenta de lo grande que es el mundo y la imposibilidad de saberlo todo en Tiempo Humano, incluso aquello más necesario o lo que de verdad merecemos. La reflexión sobre la eterna comprensión de lo real, lo mágico, lo inexplicable. 
La firma de todas las cosas resulta una experiencia grandiosa que sobre interés no debe dejarse pasar. Es una vida llena de más, lista para dejarnos conocerla, toda ella y sus resistentes mentes colmadas de sincera cortesía. 
Apreciable hasta el final, con la cantidad perfecta de emociones. Visual, inteligente. Nunca dejaré de recordarla.
Con una impecable búsqueda del sentido mismo. Un encantador y sobresaliente disfrute. 

La frase: 
"-¡Sí! –dijo-. Precisamente. Me has comprendido. ¿Ves lo que significaba esta idea para mí cuando era joven? Böhme dijo que esta estampa divina es una especie de magia consagrada y que esta magia es la única tecnología que necesitamos. Creía que podíamos aprender a leer las impresiones de Dios, pero que primero deberíamos arrojarnos al fuego. 
-Arrojarnos al fuego –repitió Alma, con tono inexpresivo."

La firma de todas las cosas, Elizabeth Gilbert. 644 p. Suma de letras, 2013 

¡Hasta la próxima!

5 comentarios:

Claudiettha J.V. dijo...

Sin duda alguna a ti te ha gustado, yo no sabría decir si ha terminado de llamarme la atención, lo único que sé es que hasta el momento no he oído hablar de el. Tal vez intente hacerme con este libro más adelante.

Saludos, y gracias por la reseña.

esa estrella... dijo...

No lo conocía, pero me lo reapunto ^^

Gracias por la reseña!!!

besitos<3

Erickold dijo...

Gracias a ti! De verdad qué me encantó. Y se lo recomendaría a todos :)

Anónimo dijo...

El libro tiene errores puesto que en el dice que el investigador tuvo que viajar a los andes en un sitio remoto del Peru en busca de la quina, y cierto es que en la provincia dse Loja se descubrio la quina y cura para el paludismo o fiebre amarilla pero no esta ubicada en el peru es una provincia del Ecuador

Anónimo dijo...

El libro me suena a Cómo agua para Chocolate, no se