lunes, 20 de mayo de 2013

La huésped - Stephenie Meyer - Reseña

Ocurrió que la humanidad cedió sin darse cuenta. Los cuerpos humanos están ahora habitados por almas ajenas y originarias de otro mundo. La vida en la tierra está ahora bajo el poder de invasores con ideas de mejoría y paz. 
Una de las formas más curiosas de hablar sobre la idea en general de esta novela. 
Melanie es una de las últimas humanas en estado salvaje –sin inserción- que la historia presenta. Con buena parte de su vida escondiéndose y huyendo por su propio bien y el de los suyos. 
Viajera es un alma surgida en el Origen, admirable y respetada entre los de su especie. Con vidas en mundos diversos e increíbles antes de llegar al nuestro. Lista para continuar en un cuerpo humano. 
Ambas se ven repentinamente unidas, compartiendo la existencia. Esta nueva vida presenta a Viajera la más complicada experiencia que ha tenido por la difícil condición humana (sentimientos y naturaleza). Esta vida lucha por seguir. Se protege, sigue ahí. 
No puedo dejar de pensar en lo mucho que sorprende esta novela. Mezcla una insistente historia de amor con un contexto tremendo y enorme que podría extenderse pero termina por ser una intima situación. Tanto como Viajera y Melanie en la misma mente
La forma en que la humanidad ha sido transformada es sin duda innovadora y despierta el interés de muchos. Durante su lectura resulta emocionante y hasta morbosa. Pero la verdad, después de reflexionar un poco al haberlo terminado, concluyo que es aterrador
Las intenciones no justifican la forma en que las cosas se hacen. Me siento lleno de polémica por lo debatible y claro que resulta la idea de robar las vidas (literalmente) aunque sea para mejorar un planeta entero. 
Relaciona la humanidad con la idea extraterrestre de forma impecable. Resulta mucho más que una simple historia futurista (aunque no tanto). Combina sutilmente y de forma secundaria detalles de los cuales sacará jugo después, complaciendo curiosidades, pero también habla muy poco de cosas que muchos pensarían esenciales para la historia. Prescinde de ellos sin dudarlo, dejándolo para un después nada seguro, pero sorprendentemente no interfiere con el ritmo o el ánimo de seguir leyendo. Llena los vacíos con más cosas interesantes. Desde el innegable triangulo-cuadrado amoroso, la lucha por la aceptación y los debates sobre la corrección de lo sucedido. 
Los sentimientos humanos harán acto de presencia en la nueva vida de Viajera y eso la llevará a vivir lo que conforma la mayor parte del libro, a favor y en contra de lo que su instinto y la presión de su cuerpo le indican. Cuando se ve inmersa en la realidad del mundo, un mundo desconocido para ella, las cosas cambiarán para siempre mientras se encuentra justo en el medio de la disputa -interna y externa-. 
Cabe agregar que más adelante Jared e Ian serán, en definitiva, una dura elección pero al mismo tiempo un claro camino.
Viajera/Wanda deberá elegir entre continuar con lo esperado para su nuevo cuerpo o traicionar a su especie en pos de las ideas que acaba de encontrar. Pues, muy en el fondo, su nueva vida refiere a la humanidad cierta lealtad, también desconocida. 
Aquella tarea de encontrar a los humanos rebeldes a través de los recuerdos de Melanie -bloqueados con mucha voluntad- se transforma de acuerdo a su nueva comprensión. 
El mundo creado por las almas son modificaciones hechas al nuestro, sutiles pero notorias. La forma en que la sociedad se convierte en beneficio de todos los nuevos habitantes, deseosos de armonía, me parece hasta intrigante. Son muchas las cosas que se ven de eso que lo dejan a uno pensando para la propia percepción humana. No solo en la condición, sino en la ideología. 
Nos presenta de nuevo aquella idea en la que todo aquello que tuvo su oportunidad y se equivocó debe ser destruido para renacer de las cenizas.
(Eso y muchas cosas más que me gustaría decir y adelantar en esta reseña pero que solo la harían más larga y menos correcta).
La huésped es una extraordinaria historia que invita a la reflexión por medio de su narrativa apegada y momentos llenos de decisiones sobre las ideas a seguir en una vida. Vivir por ti o vivir para sentir.
Para reflexionar y cambiar sin dejar nunca de dudar o estar abiertos hasta la propia experiencia. 
Una novela que seguramente inspiró a las distopías que siguieron y desató el fenómeno casi inmediatamente después de salir a la luz. 

La frase: 
Pero ¿qué era esa sensación de desgarramiento bajo mis costillas? No tenía ninguna lógica. 
Y no era sólo el desgarramiento, sino también el estrujamiento y el tironeo en todas las direcciones. Porque el corazón de Melanie también se estaba rompiendo, y era una sensación independiente, como si me hubiera crecido otro órgano para compensar nuestras conciencias gemelas. Un corazón doble, para una mente doble. Y un dolor doble, también. 
Se marcha, sollozaba ella. No lo volveremos a ver nunca más

La huésped, Stephenie Meyer. 720 p. Suma de letras, 2009/Reedición 2013 

¡Hasta la próxima!

4 comentarios:

Samira dijo...

A mí me gustó la historia en sí pero me sobraron un montón de páginas.

Cris Miguel dijo...

Idem, aunque a mí no me gustó tanto la historia.

Un besin!

esa estrella... dijo...

No lo he leído, pero dicen que es mejor que crepúculo así que puede que me anime ^^
Gracias por la reseña!!

besitos<3

PriSS dijo...

Definitivamente uno de los mejores libros de ficción juvenil romántica que he leído. A mí simplemente me encantó.

Genial reseña!
Bsos^^