lunes, 11 de abril de 2016

No soy un Serial Killer - Dan Wells - Reseña

La mente es uno de los misterios más grandes del universo, algo tan presente que cada día solo consigue despertar más preguntas. 
Jonh es un adolescente muy extraño, al menos para la mayoría de las personas. Es alguien que a simple vista podría parecer el chico más normal, incluso interesante. Y lo es, pero eso solo lo descubres luego de frecuentarlo un poco más. 
Él sabe muy bien lo que es tener una gran inquietud, sabe que algo podría suceder en cualquier momento y cambiar su vida para siempre. No es alguien con quien podrías conversar sobre algún programa de televisión o los deportes, este chico se interesa por un incorrecto tabú de la cultura americana, si lo vemos como el cliché cinematográfico. A él le interesan los asesinos seriales. Sabe mucho sobre ellos, es muy disciplinado en su conocimiento. Blog Parlantes Nocturnos 
Pero hay algo aún más inquietante en su vida. 
Él sabe que cualquier persona podría convertirse en uno, que todos son diferentes (o al menos deberían empeñarse en serlo). Así que él, tan curioso como es, sabe que su peor enemigo está en su propia mente. Está seguro de que podría convertirse en uno de esos sujetos que tanto interés le provocan. 
Y justo cuando se encuentra luchando con él mismo, tratando de evitar la construcción incorrecta de su propia vida, sucede algo que no lo ayudará en mucho: en ese lejano y pequeño condado de Clayton donde él vive, para sorpresa de todos, aparece un hombre muerto
La tranquilidad se rompe, atrayendo la atención de todos y sobre todo de él y los suyos. Su familia, como si no fuera suficiente y al mismo tiempo podría explicar uno o dos detalles, es dueña de la funeraria del pueblo. 
Incontrolado por su propia curiosidad desbordada, John siente la necesidad de analizar un poco aquel caso. Para él eso es como si cualquier otra persona en el mundo se enterara que uno de sus famosos favoritos viviera en el mismo lugar que ella. Naturalmente, y guiados por nuestros instintos/deseos, todos sentirían ganas de ver las cosas con sus propios ojos. 
Para mala suerte del protagonista, la noticia incrementa, cada vez más. Uno como lector puede llegar a estar muy interesado, confiando en su conocedora mente siniestra. Los sospechosos aparecen, todos hacen sus propias sospechas. 
Sin embargo, hay algo que no es muy común en las novelas juveniles: dar un giro casi total a la historia. Esta lo consigue de un párrafo a otro, enganchando al lector como pocas veces he presenciado. Blog Parlantes Nocturnos 
Cambia el género en el que todos habíamos catalogado la historia, la hace más interesante, más adictiva y amena. La gran sospecha creada por Wells pasa a la mayor claridad, y repentinamente todos estamos en la mente de John, esperando a que la historia avance, perdiendo el control de los momentos y dejándolos a la sorpresa. Con esta novela el autor gana más puntos en mi librero luego de la emocionante Partials: la conexión
Si me atreviera a la mencionar si quiera un detalle de este twist arruinaría la sorpresa. Y es eso, además de su protagonista, lo que más vale la pena en este primer título de la saga (hasta ahora con seis títulos en la lista). 
Sus personajes juegan su papel, apareciendo en el camino para actuar o ser capaces de prometer más sutiles interrogantes sobre el futuro de la historia. Aquí todo es mirar y sospechar. 
Complaciendo a los lectores astutos, John pone aquí lo mejor y lo peor de su mente para entretenernos, nos da una lección de astucia, oscuridad y problemas. Su día a día al lado de la gente del mundo es una forma de alimentar su propio conocimientos, pues más allá de lo que se sea y aparente ser, nos hace reflexionar sobre la gran pesquisa que todos hemos tenido sobre nuestras mentes. 
No soy un Serial Killer nos hace vivir en uno de los argumentos más acompañables que hay en la librería. Incierto en sus inicios pero seguro en su desarrollo. Visual, capaz de trasladarnos con sus colores oscuros y el frío perfecto.  Blog Parlantes Nocturnos
Ni los mejores secretos pueden ocultarse para siempre, aunque algunos deberían hacerlo.
La lucha mental y física con el concepto enemigo.
Perfecto para el curioso, los inquietos, los que sospechan. 

La frase: 
-Así que cuando un vaquero mata a alguien ni siquiera parpadeas, porque pasa todos los días. Pero cuando un payaso mata a alguien, eso es algo nuevo, algo que nunca habías visto antes. Es alguien que creías que era bueno haciendo algo tan terrible que la emoción humana normal ni siquiera puede lidiar con eso; luego la misma persona se voltea y hace algo bueno otra vez. Eso es fascinante, mamá. No es raro estar obsesionado con eso, es raro no estarlo. 

No soy un Serial Killer, Dan Wells. 326 p. V&R, 2015 

¡Hasta la próxima!

1 comentario:

esa estrella... dijo...

Me llama mucho y creo que todas las críticas que he visto son buenas :) Muchas gracias por tu reseña!!

besitos<3