miércoles, 20 de mayo de 2015

Sueños de dioses y monstruos - Laini Taylor - Reseña

Para terminar la historia, Karou tiene que ocupar su papel en el plan, desarrollo y final de la batalla más grande de su existencia. Una que, de funcionar, podría darle como recompensa la única cosa que desea: un buen futuro junto a las personas que quiere. Blog Parlantes Nocturnos 
Saber que se acerca el final tampoco es fácil para el lector. Estar despidiéndose de una historia emocionante, original y visualmente enorme hace sentir que estamos llenando un espacio utilizado por la pura satisfacción que significó el recorrer todas esas páginas; muchas de las cuales nos tomaron por sorpresa. 
Luego de los tremendos momentos de Días de sangre y resplandor, donde nuestra protagonista intenta tomar las mejores decisiones para los peores instantes, todos nos preguntamos ¿cómo va a suceder algo así de grande? al llegar al final. 
Por suerte, Laini Taylor es una muy buena creadora de respuestas únicas. Aunque ya nos debía varias, la que más importa es esta, la ultima. 
¿Cómo solucionar un embrollo tan grande? el conflicto se siente personal. La narración sabe envolver hasta nuestro punto más real. Mientras se lee esta historia no se puede ser nada más, me atrevería a decir que en ocasiones incluso cuesta un poco volver a la realidad. Blog Parlantes Nocturnos 
Karou nunca ha estado sola. Tiene la suerte de la amistad, el amor y la confianza. De no ser así simplemente esta historia no existiría en la cantidad en que la tenemos (la trilogía). Sus ideas la llevan a ver más allá del presente, aunque eso no signifique que su camino resulte más fácil que el de los demás. Ser alguien a quien seguir no es sencillo, ni siquiera cuando la idea que se defiende es la correcta, pero puede que ayude un poco (uno muy pequeño). 
El mundo de las quimeras es un lugar hermoso. Completamente diferente al mundo humano porque solo puede ser comparado con nuestra propia antigüedad. Sus seres, aun carentes de total visualización para este lector, rompieron los prejuicios en las mentes de toda una oleada de otros lectores y demostraron que las acciones importan más que cualquier otra cosa en cualquier mundo. 
Karou y Akiva son una de mis parejas predilectas porque no se muestran como gente con la consideración nublada por sus sentimientos hacia el otro (lo cual los hace más grandes y desesperantes). Tienen mente y la usan no solo para salvarse a sí mismos, como cualquier otra pareja desconsiderada haría, sino también a la mayor cantidad posible de personas que los rodean. 
Ya que ha llegado el momento de las respuestas, se pone todo sobre la mesa. Aquí los villanos tienen su propio plan, y es muy bueno. Liderado por la maldad más innecesaria, pero interesante. Sin embargo, la idea principal de todos los momentos siempre fue la misma: el bien debe ganar, ¿será que lo consigue? No todo es felicidad, la búsqueda de algo grande significa recibir muchos golpes, dejar cosas atrás, mirar hacia el futuro y hacer algunos sacrificios. 
La lectura de este último trozo se comienza bajo la posibilidad de ver tantas cosas. Todas emocionantes opciones del conflicto y la solución. La oportunidad, también, de adentrarnos en una batalla en extremo complicada en la que todo movimiento implica una gran planeación y el tiempo requiere debe ser preciso. 
Aunque lo bueno se hace esperar, cada capítulo se disfruta tanto como siempre, incluso aquellos con relativa tranquilidad. Cada uno de los personajes entiende que ya no se trata de enemistad simple, la respuesta más lógica ahora es la salvación. La situación ha llegado a un límite de complejidad de la que parece muy difícil salir, pero nuestros personajes son creativos y nos toman por sorpresa (una vez más) justo cuando queríamos que sucediera. Blog Parlantes Nocturnos 
Esta última parte cumple con los momentos prometidos de las entregas anteriores, pero también se las arregla para ser única. La autora y su protagonista son una combinación que garantiza una lectura adictiva. Aunque para los lectores de corazones y nervios débiles como yo, es bueno hacer pausas cada vez que se necesita (y se necesitan constantemente. Hay mucho que asimilar). 
Aplaudo la capacidad de este título para ser tan completo que, aunque se le va a extrañar, se queda con nosotros como un increíble recuerdo con un todo MUY difícil de superar (y MUY único, como siempre he dicho). Es verdad que da vueltas e introduce elementos nuevos que al principio resultan algo extraños, pero con el tiempo se vuelven tan familiares como lógicos. Cada detalle nuevo ayuda al argumento a llegar a su final. 
Los capítulos están organizados para colocarnos en ambos mundos en los momentos exactos. A ellos también les debemos la continua sensación de desesperanza que siempre cubrió la historia, pero ahora consigue una solución (todo podía suceder). 
Queda de más mencionar los sentimientos que sus protagonistas despiertan en los lectores estando juntos. Ya es difícil imaginar el nombre de uno sin el otro, olvidarnos de su historia, sus batallas y sus mentes. Blog Parlantes Nocturnos 
Sueños de dioses y monstruos descubre las respuestas que tanto necesitábamos, justo como las necesitábamos. Karou encuentra aquí que la realidad puede parecer muy complicada, pero siempre hay forma de hacerla cambiar. Ella y su enorme equipo convencido de la idea del bien común nos demuestran que la valentía, la lealtad, el deber y la vocación son cosas indispensables para luchar por los mejores cambios. 
Lo resuelto es de quien lo consigue. Los demás lo admiramos enganchados. 

La frase: 
La felicidad tiene que ir a algún sitio, recordó Karou, y se hundió un poco más en el agua con un suspiro. Algunos destinos resultaban difíciles de aceptar, pero aquel no era uno de ellos. 
-Bueno, está bien –dijo con reticencia fingida-. Si tengo que hacerlo. 

Sueños de dioses y monstruos, Laini Taylor. 659 p. Alfaguara, 2014. 

¡Hasta la próxima!