jueves, 9 de enero de 2014

Sorprendida - Raine Miller - Reseña

La vida de los profundamente enamorados Ethan Blackstone y Brynne Bennet está a punto de presentarnos su parte más importante como pareja. Sus movimientos, las palabras, la convivencia de dos personas que se concentran en mantener ese apasionado y potente amor del que son dueños. 
Están seguros de que en el futuro solo quieren amarse, y ese futuro comienza un minuto después de plantearlo. 
Ella es una chica de impresionante belleza, y puede que debido a eso es que siga arrastrando detalles poco agradables de su pasado que no dejarían la mente de cualquier persona en mucho tiempo. La buena e inteligente Brynne está muy conforme con su relación amorosa. Sabe que ni uno ni el otro es perfecto, y que parte de eso se debe a los pasados de ambos. Cosas que es preferible no recordar y que en la vida real son tan graves como en cualquier parte. 
Así están las cosas. En medio de sus éxitos y alegrías compartidas, no los abandona tampoco el peligro que en un principio de alguna manera los unió. 
Él es un hombre de atractivo indudable y acento inglés irrechazable. El prospecto de las fantasías de muchas, y la verdad es que ha cumplido algunas con los mejores comentarios. 
Exitoso como pocos, afortunado como todavía menos. Acaba de conocer la alegría de una persona a la que le llegó el momento de sentar cabeza. Alguien dispuesto a hacerlo todo por proteger lo que ama. Sabe cómo hacerlo, y eso le da cuerda a la historia. 
El Affaire Blackstone no solamente demuestra amor y erotismo en sus páginas, sino también una realidad más cercana. La mente del amor y sus detalles más allá de una imagen atractiva. Los sacrificios, el crecimiento, el llevar las palabras a la práctica y darse cuenta que no es ni será fácil nunca. Porque así es el amor, como otras cosas que valen la pena, difícil hasta lo inesperado
Con sus respectivos detalles de desconcierto y resoluciones ya muy prometidas, uno se da cuenta que la espera no fue tan larga como parece. Se queda satisfecho por haber comenzado y continuado la historia en un tiempo relativamente bueno para poder recordar lo sucedido. 
Narrado por ambos protagonistas, tan recurrente como su motivo de detonador lo deja serlo. Tiene la difícil tarea de continuar con momentos representativos del género y llenar los huecos de la trama, mantener al lector interesado además de su sencilla narración. Aunque en ciertos momentos es imposible no notar cierto grado de superficialidad en los personajes, que además viven mortificándose continuamente sobre sus propios traumas, como también la peculiar forma que no deja cuajar los temperamentos como se supone deben ser por sus recurrentes expresiones cursis o colegiales más allá de las formas del amor sutil (y se supone que son adultos). 
No le faltan sucesos que dejan sorprendida a la protagonista, llevada al aprendizaje propio de las consecuencias. La vida la ha tratado algo mal y perseguido por algo en lo que no tiene culpa alguna. Punto donde su belleza natural juega en su contra. 
En su relación son lo que el otro requiere. Alguien que necesita cuidado y alguien a quien cuidar. Ethan tiende a ser controlador y temeroso de perder lo que tanto atesora y toda la felicidad que ha conocido al lado de su preciosa chica americana, y Brynne a veces cae en la sumisión, aunque demuestre muy firmemente su desacuerdo, la promesa de seguridad que él le ofrece gana la batalla, y eso entre otras cosas los mantiene juntos. Quieren cuidar del otro, sobrepasar los obstáculos del peligro, y ahora tienen más razones para hacerlo. 
La verdad son tal para cual y para mí siempre que la gente esté de verdad contenta con el amor que viven no hay más que esperar y apoyar las decisiones que tomen. 
Representan la necesidad de un amor que salva sus vidas. 
Sorprendida trae consigo una parte de la historia llena de noticias y sorpresas con las que vivir la lectura de una profunda historia de amor y pasión que cabe en la mente de sus protagonistas. 
Ethan y Brynne son la pareja que necesitan ser para afrontarse a los inevitables momentos de alarma y alegría que les quedan por vivir juntos. 
Cada uno a su manera demuestran el potencial de su relación más allá del sufrimiento y el tiempo. 

La frase: 
"No quería regresar a la Tierra. Quería quedarme justo donde estaba. 
Esto no era cierto. Quería seguir flotando hasta desintegrarme. Eso sonaba agradable. Desintegrarme… 
Lo único que sentía era un odio absoluto hacia el techo. Ese maldito techo traidor estaba evitando que siguiera flotando. 
¡Deja que me vaya! Deja que me vaya flotando…"

Sorprendida, Raine Miller. 518 p. Suma de letras, 2013

¡Hasta la próxima!

1 comentario:

esa estrella... dijo...

No me llaman mucho los de la saga, pero gracias por la reseña!

besitos<3