domingo, 5 de mayo de 2013

Trono de cristal - Sarah J. Maas - Reseña

La famosa asesina Celaena Sardothien tiene una oportunidad. Puede salir de su terrible encierro en las minas de sal. Pero nada es tan sencillo cuando se trata de libertad
Para salir debe aceptar las condiciones del príncipe, que la invita a participar en un peculiar torneo para elegir al nuevo guardián del rey. Un rey misterioso y de pensamientos despiadados que está cerca de apoderarse por completo de toda Erilea y ser el gobernante máximo. 
En una situación normal, la asesina más conocida del mundo habría encontrado una alternativa, pero por alguna razón nada ha funcionado y su esperanza muere día con día, tanto que aunque se sabe capaz de cumplir sus pensamientos asesinos, duda de sí misma a largo plazo. La oportunidad es única, así que no la desaprovecha. Acepta luchar junto a muchos más campeones -astutos y letales- en el torneo sin saber que ese sería el menor de sus problemas. 
Celaena, que por alguna razón siempre leo Caelena (y me parece un mejor nombre), tiene un pasado interesante, aunque no lleguemos a ver mucho de él por el propio miedo de la protagonista a revivir traumas insistentes; es ágil, inteligente y bella, pero para que uno (especialmente yo) se lo crea, le falta algo, y no sé qué es. 
La historia tiene potencial, por supuesto. Nos muestra una interesante trama y elementos sorpresa que le ganan puntos (aunque muchos no lleguen a desarrollarse). Tiene cosas que despiertan demasiado la curiosidad del lector –como la magia y los secretos-, pero su sentimiento de abandono despiertan una incómoda sospecha. 
Entre sus días siguientes, Celaena estará rodeada del príncipe Dorian, con mente -y belleza, cómo no- y Chaol, el capitán de la guardia real, eficiente y sincero. Mismos que llegarán a formar un inusual triangulo sentimental. Y digo inusual porque la protagonista hace que sea muy diferente a todos gracias a su percepción (o no). 
La experiencia fue buena. La historia se vale de varios elementos pero los separa entre sí. Toma su tiempo para hablar de cada cosa sin que tenga que ver directamente con otra y así crea una cómoda estructura (aunque no perfecta), pues uno como lector termina reprochando una y otra vez lo poco que trata aquello que más gusta. 
Uno acepta y rechaza la idea de Celaena como asesina, pues a pesar de que intenta excusarse, muchas veces se me olvidaba su profesión, y lo menciona en repetidas ocasiones. Esta chica no se comporta como uno esperaría lo hiciera alguien que tiene la mayor fama asesinando gente. Sabe pensar cómo matar a los demás, pero no lo hace. Su actitud actual va en contra de su pasado, tanto que sigo dudándolo. 
A pesar de ello, tiene muchos elementos que enganchan a la lectura. Personalmente, quedé encantado con el trozo de magia mostrada –trocito-. Muchos lectores quedarán prendados de algún detalle y continuarán en la lectura solamente para verlo aparecer de nuevo, o conocer sus respuestas. Un primer título que llena de curiosidad para la continuación. 
Mención especial para la forma en que se transforma la historia. Ese torneo tiene bastante más jugo del que todos piensan. Tanto que resulta la oportunidad perfecta para mostrar lo mejor y abrir interrogantes (unas se responden y otras no). 
Trono de cristal cuenta una historia emocionante y llevadera. Piensa en todos, aunque no todo el tiempo. Nos muestra la vida y deseos de una persona dedicada a matar mientras lucha por su propia vida en una situación misteriosa y demandante, por tener una vida que vivir después. Hasta nos revela su ética. 
Nos hace darnos cuenta de la condición de la vida, aunque con mucha ficción. Muestra y no muestra. Avanza y no para. 
Suficiente para una buena lectura. 

La frase: 
-En este castillo mora algo malvado, algo lo bastante perverso para hacer temblar a las estrellas. Su maldad resuena en todos los mundos –prosiguió ella-. Debes detenerlo. Olvídate de tus amistades, olvídate de tus deudas y juramentos. Destrúyelo antes de que sea demasiado tarde –de pronto volvió la cabeza, como si hubiera oído algo-. Se nos acaba el tiempo. 

Trono de cristal, Sarah J. Maas. 525 p. Alfaguara, 2013 

¡Hasta la próxima!

2 comentarios:

esa estrella... dijo...

Me llama bastante ;) Gracias por tu reseña ^^

besitos<3

saenz_Erik dijo...

A mi me agrado bastante, pero creo que tienes razón en que la personalidad de la protagonista es extraña, ya que siendo una asesina, es demasiado sentimental.