lunes, 11 de febrero de 2013

The blessed - Tonya Hurley - Reseña

Llevados por la dirección que toma la historia, conoceremos a Lucy, Cecilia y Agnes. Todas de carácter y vidas diferentes pero que a partir de este punto, cuando un misterioso chico las conoce en su ingreso al hospital del Perpetuo socorro, cada una por una eventualidad diferente, se ven unidas por su destino. 
Tonya Hurley cuenta una inquietante historia que menciona a santos y destinos heredados por los mismos. Mártires del pasado que se revelaron en medio de su sufrimiento y crecieron la historia de su futuro al ser recordados y esparcir su destino al tiempo y las situaciones (que bien podrían considerarse casualidades). 
Estas tres chicas toman el camino inconsciente -dicho y no dicho- que las lleva, como si sus pasos estuvieran vigilados, hacia lo que Sebastian, el chico, espera que hagan. 
Es precisamente eso lo que otorga el interés de la historia. Además de un notorio crecimiento y cuidado en la narración de Hurley (bravo), llama la atención la forma en que uno como lector nunca termina de conocer lo que hay que conocer, a pesar de su narración en tercera persona, se toma de la mano a las confundidas protagonistas y se avanza de acuerdo a sus estilos de vida en medio del desconocimiento total del destino de la historia, aunque se sospeche en todo momento, y lo que se atreverá a colocar como real o no. 
El tema religioso aparece esparcido con tremenda sutileza y relativo descaro al mismo tiempo, a cada página, presentando una de esas historias en las que se presenta una visión de lejos sobre un tema que raya en lo fantástico, pero dejando siempre el espacio abierto para el total criterio del lector y sus ideas, esencialmente respetando la libertad de este sobre el creer. 
The blessed, no pretende ser un libro que convenza o inicie un debate sobre las corrientes que la literatura podría tocar, sino una lejana pero cómoda barca que no te obliga a nada, que simplemente habla y que uno elige escuchar. Dejando de lado la religión y sus prefijos, podemos decir que la historia, a pesar de cargar con el dilema todo el tiempo, trata de alejarse lo más posible de la normalidad creyente para tomar un enfoque fijo en las acciones de sus protagonistas y sus supuestas casualidades, que las llevan a donde tienen que ir. La gente con que se topan, las cosas que suceden mientras las cosas se revelan, podrían ser una versión planificada de la investigación hecha para el desarrollo del libro, pero su capacidad de ajuste muchas veces nos hará pasar desapercibidos.
Debo comentar que a pesar de su facilidad de lectura, y el nivel de inmersión que uno puede tener con los momentos, no queda atrás la confusión de la realidad, pues el libro en general se llena de posibilidades y visiones falsas continuas que podrían llegar a poner en duda si lo que uno está leyendo pertenece a la realidad del personaje (algo completamente corpóreo) o si son puntos llevados a la visión que los personajes una vez inmersos y convencidos de sus características son capaces de ver y sentir. 
The blessed se presenta con una introducción hacia aclaraciones y misterios venideros, basado en la presencia del distrito de las iglesias en Nueva York e interpretaciones sobre diferentes historias en muchos más lugares. Un libro con momentos casi perturbadores, claro pero con algunos puntos confusos. Un camino presentado a tres chicas con vidas que no van muy bien. Una historia con un desarrollo tan curioso que tiene todavía mucho que aclarar. 

La frase: 
-Me estoy muriendo –dijo, y llevó su mano a la de él, que ejercía una presión cada vez mayor, aferrada al esbelto cuello de ella-. Tú me estás matando. 
-No temas –susurró él de nuevo a su oído, y apretaba cada vez más fuerte. 
-No tengo fe –bloqueó ella- en el amor. 
-Qué hermosa eres –volvió a decir él-. Tanto. Demasiado. Hermosa. 

The blessed, Tonya Hurley. 387 p. Alfaguara, 2012 

¡Hasta la próxima!

2 comentarios:

esa estrella... dijo...

No pinta mal, creo que le regalé este libro una chica que cumplía años :)
Gracias por la reseña ^^

besitos<3

Espe dijo...

Lo tengo entre mis pendientes y es un libro que creo más o menos me gustara.
Un beso