domingo, 6 de enero de 2013

Más muertos que nunca - Lisi Harrison - Reseña

Aquellos monstruos jóvenes que conocimos en el primer título de la serie Monster High han cambiado hasta este punto. Han conseguido uno de los movimientos más repentinos pero observados de su sociedad, el que los normis acepten a los RAD como personas normales, pues después de todo sólo tienen algunos rasgos diferentes y en general pertenecen a diferentes razas que piensan, sienten y son absolutamente capaces de mezclarse entre sí
Pero a pesar de lo que a muchos nos gustaría ver, esta es una historia de territorio limitado que no se complica las cosas, de manera que apenas y pisa o nombra territorio fuera del monstruosamente concurrido Salem. 
Toca el turno de Lala (Draculaura) para introducirse en la historia, a pesar de la narración en tercera persona. Un acierto, si tomamos en cuenta los toques de vida vampirezca que nos deja conocer sobre su pasado y su verdadera y longeva realidad. 
Lo que muchos llaman “éxito” en el movimiento de los monstruos y su tolerancia se reúne en una expresión de moda, a miras pasajera, y comportamientos con inclinaciones hacia la extrañísima develación, de primera mano, sobre una sociedad de monstruos mezclada desde siempre con la nuestra. Polémico, no hay duda, pero si algo hay que saber de esta historia es que ese no es su objetivo, no pretende verlo de ese modo. Esta es una historia sobre la tolerancia pura y total, que implica aspecto físico, ideales y hasta estilo de vida (fuera de los conceptos comunes). Aunque muchas veces nos deje pensando sobre cómo tomaría la sociedad una revelación como esa. 
El ánimo de Frankie Stein ha decaído. Y no es que su electrizante existencia lo haya perdido, sino que una vez conseguido su objetivo, pareciera que ya no queda mucho por hacer. Cómo si algo tan grande no debiera ser monitoreado constantemente. Así que sus días corren ahora (hay que decirlo) en la mismísima rutina, como el detalle menos notorio en buena parte del libro. Pero hay partes distintas que sí luchan por su mención. Desde la inserción del poco notorio -y fascinante- Billy y su vida emocional, hasta las repentinas nuevas aspiraciones de Melody, en un curioso y desfachatado camino. 
La evolución de las cosas resulta en este punto notable. Y aunque en la narración surgen intentos de bromas que no se entienden, de forma repentina y poco profunda, el estilo de la historia nos introduce sin esfuerzo en el desarrollo aunque a veces falten detalles sobre los movimientos de los personajes. 
En esta entrega hay mucho que toma por sorpresa. Desde lo que se vuelve completamente literal (como la historia parecía ser al principio) hasta los resignados que nunca abandonan sus proyectos y cambian de actitud completamente en un simple momento de realidad. El lector adentrado en el camino de Monster High se verá sorprendido ante lo que hay que descubrir sobre este volumen en especial y las dudas resultantes. 
Los chicos tienen sobre sí un gran momento, no hay duda, pero esa calma resultante después del éxito les demostrará que las cosas pueden cambiar (o acelerarse) de forma bastante inesperada. 
Más muertos que nunca demuestra el lado más interno de la historia, resuelve muchas dudas y mantiene otras. Valiéndose de continuidad aceptable los monstruos pasan de haber invadido nuestras noticias a formar parte de ellas de una forma muy acostumbrada, y este nos hace notarlo. Aunque podría llegar a dejarnos inciertos sobre las manos que continúan. 
Una refrescante e inesperada sorpresa  sobre el destino de esta llevadera historia sobre un mundo de gente. 

La frase: 
El señor D no hizo esfuerzo alguno por consolarla. En vez de eso, dio un paso atrás y se quedó mirando cómo sollozaba. 
-Tus amigos nunca te salvarán como yo te salvé. 
-Ya lo han hecho. 
Él suspiró y, acto seguido, consultó su reloj de bolsillo. 
-El caso es que nadie debería tener que salvarte, Laura –dijo. 

Más muertos que nunca, Lisi Harrison. 298 p. Alfaguara, 2012 

¡Hasta la próxima!

2 comentarios:

esa estrella... dijo...

No sigo la saga, pero gracias por la reseña ^^

besitos<3

Iris Lightwood dijo...

En mi caso, sí sigo la saga, pero no he podido comprar los últimos dos libros :(
¡Te envidio Erick! xD
Me gustó tu reseña :D Pero hizo que, en tiempos de crisis, quisiera comprar los libros ya a pesar de la calificación que le diste xD