viernes, 21 de diciembre de 2012

Puro - Julianna Baggott - Reseña

Encontrarse de frente con un de los mundos más complicados entre las historias de la experiencia de cualquiera podría sonar dificil, pero con este, misteriosamente acoplado con sus definitivos detalles, todo resulta bastante diferente. 
Pressia es una chica que habita en una comunidad de renegados en una parte del mundo destruida, terrible hasta los huesos. En su futuro, algo ocurrió con el mundo, alguien pensó algo y decidió que sería lo mejor, creó una cúpula y guardó gente para cuando llegara el momento de las Detonaciones. Un suceso que dañó al mundo, lo desfiguró hasta transformarlo en lo que nos adentramos. El mundo fuera de la cúpula, un lugar olvidado, con apenas esperanza de continuar con vida en uno de los territorios más duros que he leído. 
Dentro de la cúpula viven los Puros. Personas normales. Como cualquiera puede serlo ahora. Muy diferentes a lo que vive en el exterior. 
El contacto directo con las Detonaciones deformó a la gente, para siempre, de forma difícil de aceptar mientras se lee, difícil de imaginar. La narración, bastante ajena, muy en tercera persona, nos fija el mundo en principio completamente inestable, cambiante y peligroso. De forma sencilla y directa consigue uno de los estilos más curiosos del género distópico. 
La historia crea una idea que nunca deja de transformarse, de girar y girar con momentos aparentemente sencillos que implican pensamientos que muchas veces los personajes se guardan para sí mismos. Tan misteriosos que ni la reveladora narración en tercera persona de Baggott nos permite conocerlo totalmente. Gente que guarda, a pesar de todo, pensamientos propios, pues de acuerdo a su contexto éstos resultan algo muy importante para seguir adelante, con esa vida carentemente acostumbrada que a pesar de las pocas promesas te lleva a dónde no imaginaste, a sentir lo que no creías posible. 
La aparición de Perdiz, un puro con sospechas y esperanzas, en el mundo imperfecto fuera de la cúpula, cambia las cosas todavía más. Su incursión en un mundo de aire que daña, criaturas que salen de la tierra, brilla por su profundo sentido inusual. Otorgando una imagen diferente a la simple aparición de un personaje, muy normal para el lector pero que desentona completamente con el suelo que pisa. 
Y es que a pesar de lo que uno pueda pensar sobre los personajes y sus destinos antes de comenzar el libro, e incluso leyéndolo, todo puede cambiar completamente con una sorpresa recurrente pero poco esperada, sencilla pero llevada a otro nivel. 
Esta historia es una mirada directa, clara una vez que se acostumbra, a un paisaje tan visual como la mente lo permita, lleno de interrogantes de carácter y cosas que no se dicen pero se comprenden. 
Pressia lleva consigo una difícil tarea, pues a pesar de gustar a muchos también podría desagradar a otros. La experiencia previa puede serlo todo cuando se comienza la lectura de este libro, el tipo de lecturas habidas en la lista personal y la disposición del lector para con los prejuicios y clichés, pues esta historia los deja de lado, desde aquellos sobre la belleza y las historias felices, incluso allá donde todo pareciera serlo. 
El misterio que rodea las acciones y metas de Perdiz está envuelto en desconfianza y perdición, pues para sobrevivir en un territorio desconocido donde las cosas pasan de ser palabras a criaturas que quieren asesinarte, solo podría conseguirse con mucha voluntad, una concentración total en el objetivo y encontrarse con la gente indicada. Pressia y Perdiz dejan atrás muchas cosas, acompañados de Bradwell e Il Capitano, algunos con motivos y otros sin nada más que seguir y ser fiel a sus ideales a pesar de no contar con un futuro pensado, pues igual podría no cumplirse. 
Esta gente está acostumbrada a no desear nada realmente, a las decepciones, una vida sin aspiraciones de grandeza, simplemente pretenden seguir vivos, escapar o incluso morir. 
Puro antepone dignamente el género juvenil para quien lo cree insuficiente, demuestra que una historia es lo que es y debe leerse por eso. Con personajes inciertos y sorpresivos, momentos de frases cortantes y emocionantes y crueldades repentinas, nos envuelve en la irregularidad de su escenario, nos convierte en un integrante más de la compañía. 
Una historia donde saber o desconocer la verdad puede resultar igual de peligroso. 

La frase: 
La mujer cierra los ojos y murmura algo entre dientes. 
Pressia tira del abrigo de Perdiz. 
-¡Tenemos que irnos ya! 
-¿Qué ha dicho? –le grita Perdiz a la señora-. ¿La ha visto o no? ¿Sobrevivió? 
Por fin la mujer alza la cabeza y dice: 
-Él le rompió el corazón. –Y entonces vuelve a cerrar los ojos y empieza a cantar en voz alta, unas notas angustiadas y estridentes, como si intentase ahogar todo lo que le rodea. 

Puro, Julianna Baggott. 426 p. Roca, 2012

 ¡Hasta la próxima!

3 comentarios:

-Dimkaa- dijo...

Años esperando tú reseña, ya sabía que te había gustado pero quería saber más podías decir. xD
Y bueno a mi también me gusto! :3
Y muero por leer el segundo!
Buenisima reseña!

Saludos!

esa estrella... dijo...

Me llama mucho *-* Lo quiero! Muchas gracas por la reseña ^^

besitos<3

Gláucia dijo...

Impresionante tu reseña! Creo que este libro fue publicado en portugués y espero comprarlo para ver si pienso lo mismo que vos!

Me gusta mucho el escenario obscuro, personas "sorpresivas" y literatura distopica!

Feliz Navidad! :)

Gláucia

eassimestaescrito.blogspot.com.br