lunes, 17 de septiembre de 2012

El caso del crucero llamado Neptuno - José Ignacio Valenzuela - Reseña

Lo que se esconde detrás de esa puerta es el misterioso caso de un asesinato a bordo de un crucero llamado Neptuno. Tal cual. 
Un asesinato que, sin duda, tiene un objetivo, uno basado en el interés. Si no, no sería un buen misterio. 
Con la indudable base del famoso Sherlock Holmes, bien mencionado en la historia, nos encontramos con Pablo. Un curioso, curiosísimo, chico que no puede evitar poner los ojos en todo lo interesante que sucede a su alrededor. 
A estas alturas ya nadie se extraña de que este tipo de misterios sigan a los detectives protagonistas allá donde vayan. 
Pero Pablo dista mucho del famosísimo Sherlock. Lo sabemos, es completamente lógico. No tiene ni veinte años, apenas está aprendiendo, su caso no ha sido imposible de resolver. Ayudado por un detective profesional, Zuluaga, y su mejor amigo, Felipe, nos enteramos más o menos en dos tardes (debido al ritmo) del Por qué y el Quién -que es lo que aquí parece ser más importante-. 
A pesar de lo corto que es, y muchas veces ver que el libro que estás leyendo es corto contribuye a terminarlo rápido, esta historia tiene un deje de duda. Porque a veces confunde con sus similitudes espaciales o carencias de imagen. Nuestro escenario es un crucero, que es (generalmente) propiamente llamado un gigante de metal. Pero los personajes que aparecen y forman parte de la historia, un puñado de pasajeros a comparación de lo que un barco de ese tamaño puede albergar, parecieran estar solos. Ellos y un montón de extras que quedan completamente a la imaginación
Pablo es un chico simpático, de alma demandante, de lo demás -porque supongo que la gente siente y reacciona de miles de formas- ni me enteré. 
Nunca me he subido a un crucero, por cuestiones de mar. Alguna vez leí una historia que me hizo quedar encantado con lo que me da miedo, pero el vacío de terreno aquí me hizo pensar que el movimiento era nulo. 
El autor lo consigue, de nuevo. Llevarnos de viaje, tal como hizo en “Hacia el fin del mundo”, pero ahora a un espacio limitado que a veces invita a la claustrofobia (cosa muy mía xD). 
Aunque pudo haber aprovechado mejor varias cosas, hacerlas más profundas, explicarlas mejor, inventarles un pasado. 
Aparecen las clásicas preguntas de los misterios de asesinato, pero a esas agreguemos el poco tocado ¿soy el siguiente? 
Con buen criminal oculto (yo lo sospechaba pero le dudé un montón), la pobre -sinceramente- víctima, el móvil del suceso, el secreto oculto, El caso del crucero llamado Neptuno nos da una buena tarde sin exigencias, breve y concisa. 
Para tomar el sol cuando nunca falta. 

La frase: 
Gritos de horror sacudieron el salón. 
Pablo trató de correr hacia la joven, pero una mano lo detuvo con fuerza. Volteó y vio el rostro del hombre misterioso a sus espaldas, que lo empujó con suavidad hacia un lado para abrirse paso y llegar hasta el cuerpo. 
-¡Hay que hacer algo! ¡Rápido! ¡Yo sé de primeros auxilios! –gritaba Ángela de Carrillo desde su mesa. 


El caso del crucero llamado Neptuno, José Ignacio Valenzuela.
 188 p. Alfaguara, 2012

¡Hasta la próxima!

3 comentarios:

esa estrella... dijo...

No pinta nada mal ;) Muchas gracias por la resña ^^

besitos<3

Cassie dijo...

xD a mi me entretuvo, pero siente que el "asesino" fue muy fácil de descubrir (cosa mía tal vez).

Y no se porque me recordó a "Asesinato en el oriente exprés" de Agatha Christie xD (obviamente el de Agatha me costo mucho más saber quién era el asesino).

Anónimo dijo...

Por ayuda!! alguien puede decirme si una película de este libro!