miércoles, 25 de julio de 2012

Después de la nieve - S.D. Crockett - Reseña

Mostrar el lado golpeado de cada historia no siempre puede hacerse como en Después de la nieve. Un mundo con puro frío que además de montañas blancas y una vista maravillosa también nos muestra una más que destruida y escasa sociedad futurista que está pasando por momentos terribles, sin saber cuándo fueron peores –el pasado o el presente-, pero que alberga personas como Willo. Un masivamente instintivo personaje que ha pasado su vida entera oculto entre las montañas junto con su familia, formando lo que el mundo conoce como los “renegados”, y los cuales se creen casi inexistentes. 
La vida presentada en las montañas, la verdad, es una maravilla de existencia en comparación a aquella evolución del escenario, la terrible ciudad. Donde Willo ha ido a parar sin querer en la búsqueda de su familia, misteriosamente raptada de su casa en las montañas. 
No sabe por qué, ni a dónde los llevaron o qué han hecho con ellos. Lo único que sabe, más o menos, es que debe buscarlos, sin más compañía que la voz de Perro en su cabeza, los consejos del alma de un perro salvaje al que perteneció el cráneo que posa en su sombrero. 
En el trayecto de Willo, nuestro Willo, comienzan a aparecer problemas, desde las tormentas hasta toparse con niños abandonados. Esta historia trata sobre sobrevivir, al aire libre, en la ciudad, ambos lugares que van en contra de la vida humana, a su manera. Encontrando a gente con hambre y frío, pobreza y salvajismo, Después de la nieve, nos interna en una aventura poco usual. Donde las cosas parecen ir cada vez peor para nuestro protagonista pero él y sus recuerdos (la necesidad de su familia) se las arreglan para salir adelante entre gente malvada, que ya no cree mucho en los buenos tiempos, que (es posible) sabe que se merece lo que le pasa pero no hace nada por cambiarlo. Con un misterio detrás, algunos cambios de ritmo y pocos toques de suerte –los suficientes para sobrevivir-, le echamos una mirada a ese posible lugar cincuenta años en el futuro, donde por alguna razón la gente no puede vivir en paz, y a pesar de ello sueñan y escuchan rumores. Donde el destino termina por encontrarte pero es uno mismo el que decide su camino. 
Otra de las sociedades, si se le puede llamar así, futuristas, aunque esta vez vista desde adentro para tratar de entenderla. Es lo que es, está en ruinas y no pretende mostrarse como otra cosa. Le reconozco el toque de sinceridad
Y es verdad, en esta historia los hombres de han olvidado de ser humanos, porque a pesar de encontrarse en un mal momento, donde toda lógica les grita que deben levantarse, sólo les importa vivir, sin importar cuántas cosas horribles tengan que hacer para conseguirlo. 
Para aquellos que gustan de los recuerdos interfiriendo con el presente, como a mí, y pensar la solución para toda situación por difícil que aparezca, como a muchos. 
Una historia directa, llena de simbolismos y conductas por demás sinvergüenzas, llena de salvajismo (también animal), con sus destalles ocultos, pero sobre todo Willo. Demostrando que hay historias que son un personaje, completamente. Con la mente que cabría esperar, viviendo como vive, y las acciones menos esperadas. 
Para sentir y pensar, sin olvidarnos del frío. 

La frase: 
"Y ahora los perros me han visto y olido, y también a la chica y seguramente a su hermano, así que no tienen prisa por irse de aquí. Los perros son muy pacientes cuando están hambrientos. Un solo perro es cosa fácil porque acaba recordando cómo debe comportarse ante un humano. Pero cuando hay más de uno, cuando el perro tiene una manada, captan tu olor y entonces no eres más que un trozo de carne para ellos. 
Se van a quedar a esperar."

Booktrailer




Despué de la nieve, S.D. Crockett. 271 p. Ed. Castillo, 2012

¡Hasta la próxima!

1 comentario:

Łĭłĭŧћ dijo...

Me llama mucho la atención *-* y el cuervo en la portada me encanta.

Espero leerlo pronto.

Saludos!