sábado, 25 de febrero de 2012

Cartas desde el interior - John Marsden - Reseña

En la vida de Mandy no pasan muchas cosas interesantes, al menos no de las que la gente actual considera así. De hecho, ella tiene una vida demasiado común, tanto que la aburre.
En uno de esos aburridos días, decide responder al anuncio publicado en una revista, en la sección de "intercambiemos cartas" a pesar de no conocer a la persona. Por eso se llaman amigos por correspondencia.
De esta forma conoce a Tracey, una chica que comienza presentándose con una vida emocionante y equilibrada. Ella, según estas cartas, sin el claro ejemplo de que cuando la vida no cambia se vuelve aburrida.
Las cartas que estas chicas intercambian son, como pasa con los diarios, un vistazo a la intimidad de una persona, y es que llegan a sentirse tan confiadas al no conocerse que se cuentan cosas que no pondrían ni en un diario, creo.
Pero hay algo más, algo sospechoso que, a cada carta, hacen dudar a Mandy sobre la realidad de Tracey. Como a cualquiera podría pasarnos una vez en confianza, habiendo creído lo que el otro, de quien no conocemos más que por sus palabras, nos ha dicho. Muchas veces es increíble hacer amistad con alguien por medio de palabras, ahora mismo se pueden poner como ejemplos los correos electrónicos o Twitter. Yo mismo he tenido la experiencia de ver diferente a como las palabras pintaban a la persona una vez conociéndola.
La sospecha sobre Tracey termina por ser cierta por las inconsistencias en sus acciones del día contadas, de vida incluso. Además de evitar el tema sobre los problemas que Mandy tiene en casa con una familia que aparenta poca comunicación y un hermano violento.
No voy a decirles exactamente el por qué Tracey miente sobre quién es, porque lo hace. No quiero contar una de las partes más importantes de la historia. Aunque puedo comentar que tiene todo que ver con la vida poco buena que lleva, una vida terrible. En la que, por cierto, la única persona con la que puede hablar de sí misma, en la intimidad que estas cartas físicas permiten, es con Mandy. Y cualquiera sabe que ese tipo de comunicación entre una adolescente con esa vida es un tesoro. A veces tener a alguien que escuche o lea tus palabras provoca una mejora en el ánimo, y por qué no, también en la vida misma. Hay vidas, como la de Tracey, que necesitan ser sanadas.
Cartas desde el interior es uno de esos libros en los que te adentras sin saber exactamente con lo que te vas a encontrar. La repentina y, en palabras, profunda amistad entre Mandy y Tracey va dejando cada vez más interrogantes conforme avanza. Y aunque en algún momento la mayoría de dudas se ve resuelta, resulta que falta mucho más para que esta historia termine. Aunque es un libro corto me quedo con la sensación de haber conocido una buena parte de estas dos chicas, y cosas de sus vidas que tanto sorprenden como resultan peculiares.
Y es verdad, esta historia tiene un efecto. Que es lo que el preciso y exacto final nos deja. Entre estos personajes jóvenes queda claro que sin importar cuánta compañía tengas, puede ser poca o mucha, el resultado de sentimientos de soledad e incomprensión puede ser parecido.
No había leído historia parecida con dicha Gran interrogante. Y es que, me permito decirles, cuando lees el final, cierras el libro y te sientas a descansar y pensar en él, luego de un rato, tienes que volver a leer las últimas páginas para que todo quede claro. No piensen que eso es algo malo, porque no es así. Hay cosas que quedan completamente a la imaginación del lector, poniendo a prueba su compresión de la historia. Además de las teorías que se van formando en medio de la lectura.
Es un libro sorpresivo, inusual. No duden que va a provocar algo en ustedes. Aunque claro, es uno de esos en los que todo, me refiero a la impresión final y algunas acciones del contexto, dependen del lector. Y eso se aprecia.
Una buena experiencia, sin duda.

La frase:
Así que hice un último trato con Dios: “Haz que mi abuela se recupere y dejaré a Blue”.
Mi abuela murió cinco días después, mientras yo sostenía su mano entre las mías. El mismo doctor estaba ahí cuando ocurrió.
-Todo termina por detenerse - dijo-. No hay necesidad de llorar.
Yo no lloraba. Blue y sus amigos viajarían al norte al día siguiente. Me fui con ellos, montada en la parte trasera de la moto de Blue. Nos divertimos muchísimo.

Cartas desde el interior, John Marsden. 165 p. Ed. Castillo, 2007

¡Hasta la próxima!

10 comentarios:

esa estrella... dijo...

No lo conocía, pero no tiene mala pinta :)

besitos<3

Alexis Read dijo...

Yo le tengo muchísimas ganas. De hecho le tengo ganas a todos los de la editorial Castillo (de este tipo) xD vi tu IMM y yo así de "aaah, genial" así que aquí andaré en la próxima reseña.
Saludos.

Chivitouille dijo...

No conocía este libro, pero suena interesante y me gusta la portada, si lo encuentro le daré una oportunidad.

Saludos ^^)

Bam dijo...

Gracias por la reseña!
Besos n.n

Karla Cruz. dijo...

La portada aunque es sencilla me encanta. El libro también me llama mucho y no lo he visto en ninguna librería. El único problema es que me quedé sin dinero y pues ahorita no creo comprar nada xD Gracias por la reseña!

Saludos.

Anónimo dijo...

ameee el librooo pff solo quiero saber que le ocurrio a mandy

Alejandra Gastelum dijo...

Libro bueno,rápido. Y como dices te deja con la intriga .... Que paso si pasó lo que pie so o no¿. Muy recomendable

karen dijo...

Que le pasó a mandy?? :(

guadalupe alvarado dijo...

Me gustaria saber que estaba pensando el escritor en dejarnos con la insertidumbre de lo que paso con mandy realmente me deja con sentimientos encontrados

Yahaira Ortega dijo...

¿Que paso con mandy? diooooos ¿la asesino su hermano?